sábado, 31 de enero de 2015

Yo no deseo que Nisman descanse en paz....

Pido disculpas por anticipado por lo que voy a decir, por si ofendo la sensibilidad de alguien, pero odio con todo el corazón a Nisman. Y a Galeano. Y a todos los malditos que manipularon la causa AMIA al servicio de los intereses de potencias extranjeras. Espero que se pudra BIEN en el infierno.

No soy una recien llegada a la causa AMIA, soy miembro de una comunidad que este fiscal, como Galeano, Mullen, Barbaccia, y Lifschitz demonizó, persiguió y estigmatizó durante VEINTIÚN AÑOS. A la tragedia de tanta muerte, hay que sumarle la nuestra.

No solo se nos ha escrachado (sobre todo en los 5 o 6 primeros años después del atentado, incluso con documentales y entrevistas EDITADAS), calumniado y puesto bajo sospecha a TODOS los musulmanes shiitas argentinos, si no que no se ha mencionado nunca las cosas que hemos sufrido a partir de esta estigmatización.

Hubo ataques e incluso un atentado contra la mezquita de Floresta (una moto arrojó una bomba incendiaria que destruyó la librería y parte de la entrada), del que poco y nada se mencionó (no vaya a ser cosa que hubiese algo de empatía con nosotros, eh? ya se sabe que hay solo un lado de victimas), sucedido bajo el gobierno de De La Rua.

No se publicó jamas ninguna de las numerosas cartas y descargos de la comunidad, ni repudio al atentado, enviado a los medios. De esa manera nos hicieron pasar como culpables, desalmados e insensibles. Mientras, soportamos vigilancia, autos que nos seguían, fotos que nos sacaban entrando o saliendo de la mezquita o de lugares emblemáticos del barrio shiita de Floresta (carnicería halal, panadería halal), donde compartimos la convivencia desde fines del siglo XIX con los judíos ortodoxos sin el menor problema.

Toda la persecucion y estigmatización, y el sentimiento de verguenza que nos quisieron hacer sentir, siguen ahi. Puestos sobre nosotros por esta gente. Por el tipo este que esta envuelto en vaya a saber que, con agentes locales, extranjeros, que ahora venía a tratar de ser la mecha de la bomba que volase a este gobierno por los aires.

No me pidan que me conduela con este verdadero malparido. Porque la tragedia de la AMIA es una herida abierta para los familiares primero, para la comunidad judía en particular, y tambien para la comunidad musulmana. Y si, para el resto de la sociedad toda, a la que se le vieron frustrados los deseos de justicia.

Y vaya por ultimo algo que va a poner los pelos de punta a mas de uno, pero es lo que siento y sentí estos 21 años, parte de la culpa de que no haya justicia es de los familiares. Por reflejo condicionado de creer la demonizacion de la que los medios han esparcido sobre los musulmanes, por la veneración que sienten hacia Israel, eligieron el enemigo prefabricado que les vendieron para satisfacer la agenda política ajena.

Y hoy, hoy lloramos todos.

No por Nisman, no en mi caso al menos, pero si por la justicia perdida, por la falta de verdad, por la sangre argentina derramada utilizada para beneficio extranjero, por la enemistad que crearon entre comunidades que convivieron mas de cien años en absoluta paz.

Espero que Nisman no tenga paz, por la paz que les negó a los familiares de las victimas, a las comunidades que afectó con su falaz "investigación", y ahora, a la Argentina toda, siendo funcional a un intento de golpe de estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se aceptan comentarios anónimos. Comentarios insultantes o agresivos no seran publicados